Y va y me pregunta: “el profesor nace o se hace”

Y voy y le respondo: “todos nacemos y nos hacemos“.

Yo nací un día de junio, pero no recuerdo muy bien cómo lo hice. Sin embargo, sí me acuerdo de mis primeras clases como profesor, de lo que hice y de lo que no hice. Incluso de mi última clase hace un par de días y eso que la memoria no es mi fuerte.

Tengo claro que cuando nací no era profesor. Incluso cuando di mi primera clase seguía sin serlo y aún hoy me cuesta decir esa palabra. Quizás le tenga mucho respeto a lo que significa. El miedo a ser profesor es una constante que he encontrado en muchos que queremos serlo. Ahora bien, pese a ese miedo, nos lanzamos al ruedo y hacemos de profesores. Escuchamos, hablamos, dinamizamos, damos un giro de timón, sorprendemos, descansamos… Poco a poco, sesión a sesión, vamos aprendiendo lo que tenemos que hacer como profesores… Nos vamos haciendo. Cada uno a sí mismo, cada uno a su manera. La experiencia nos va haciendo profesores. No sé si nacemos como tales o si los genes configuran nuestra personalidad para que el día de mañana seamos profesores, pero lo que sí sé, es que todo el mundo tiene algo que enseñar, que de todo el mundo tenemos algo que aprender y de que todo el mundo lleva un profesor en su interior. Así que sí… Todos y todas nacemos siendo profesores y nos vamos haciendo en nuestro viaje por el mundo de la formación.

Anuncios