Innovación educativa

“Si le hubiera preguntado a la gente qué querían, me habrían dicho que un caballo más rápido.”

Henry Ford

Innova, innova, innova… pero, ¿qué es innovar? ¿para qué sirve? ¿por qué tengo que hacerlo?… Si cada mestrillo tiene su librillo y su librillo funciona, por qué cambiar de librillo. Una vez más caemos en el debate entre conservar lo que uno hace o cambiarlo.

Yo apuesto por la innovación, pero la matizo. Innovar no es sólo cambiar, no es sólo hacer cosas nuevas, no es sólo poner en prácticas nuevas ideas… Innovar requiere utilidad, valor. De nada sirve cambiar si el cambio es peor que la situación anterior. Me explico. Para innovar deberíamos partir de una situación en la que un modelo tradicional ya no da resultados o da un resultado vago. En esa situación, se hace necesario crear algo nuevo que solucione el problema. Es ahí donde la innovación tiene sentido. Cambiar por cambiar sólo puede servir a los que queramos trabajar con una metodología basada en la sorpresa y la intuición, pero cambiar por cambiar no tiene valor por sí mismo.

Por tanto, innovar es introducir elementos nuevos en un contexto que aumentan nuestro valor educativo. No se trata de usar ordenadores, o mejor dicho, no se trata sólo de usar ordenadores, sino de introducir cambios. Que en el año 2010 sigamos llamando innovación a usar un ordenador en el aula, demuestra que aún tenemos mucho que avanzar. Un blog, una red social, una wiki, un chat, un foro, mensajes de correo electrónico… Todos son ejemplos actuales de “innovaciones educativas”, pero no debemos quedarnos ahí. Son herramientas, instrumentos, medios de aprendizaje, pero la “innovación educativa” va más allá. Alcanza también a las metodologías. Innovar es cambiar el método tradicional de la explicación teórica a la metodología participativa, de la recepción del conocimiento a la creación del mismo. Alcanza a la estructura organizativa, por qué un profesor en el aula y no dos. Alcanza al espacio de formación, por qué un aula y no la playa.

Innovar es mucho más que teclear un ordenador y mucho más que hacer cosas nuevas. Innovar es introducir cambios que aportan valor educativo.

Anuncios