Dinamizar el grupo y no dinamitar el grupo

“La política es el arte de buscar problemas, encontrarlos, hacer un diagnóstico falso y aplicar después los remedios equivocados”.

Groucho Marx

Lo bueno de ser formador es que vas conociendo a mucha gente y no dejas nunca de aprender. Decía un proverbio hindú que con mis maestros había aprendido mucho, con mis amigos más y con mis alumnos, mucho más. Y no lo puedo negar. Es cierto. Formar es una oportunidad única para aprender. Siempre lo digo. Hay que estar atento, porque en cualquier momento, alguien habla y se hace el conocimiento.

Hablaba yo de dinamizar el grupo y no sé muy bien cómo, pero Mar cambió una letra y habló de dinamitar el grupo. La confusión hizo gracia, pero más allá de eso, nos hizo ver la diferencia entre dinamizar un grupo y dinamitarlo. Una sola letra, un pequeño rumor, una breve situación puede dinamitar un grupo. Como formadores tenemos que dinamizar el grupo, ponerlo en movimiento, dejarle actuar… Pero sobre todo, no podemos ser los causantes de que explote. No podemos apretar ese botón. Puede haber grupos en los que no estemos a gusto o que no acepten nuestros métodos. En ese caso, tendremos que elegir entre adaptarnos o marcharnos, pero nunca dinamitar el grupo. Así que hoy me quedo con la sentencia de Mar: “nuestra función es dinamizar el grupo, no dinamitarlo”.

Anuncios