El cuento de la formación

“No hay dos personas que lean el mismo libro.”

EDMUN WILSON


Érase una vez que se era un grupo de personas que hicieron un curso de formación de formadores. Algunos querían hacerlo, a otros les tocó. Algunas mostraban mucho interés, otras tenían que ocupar su tiempo. Sea como fuere, allí se juntaron y pasaron los días juntos. Se hablaron, se vieron, se escucharon, se aplaudieron, se atrevieron, se preguntaron, se contestaron, se apoyaron, se criticaron, se tomarón un café y unas pastas e incluso una tarta. Pasaron los días y uno se quejó por no ser como Luis que convencía fácilmente con su palabra. Luis se quejaba de no ser como María que siempre nos sacaba una sonrisa a todos. María se quejaba de no ser como Ana, que era muy inteligente y todo lo que decía nos dejaba asombrados. Ana se quejaba de no ser como Pedro, el hombre de las sorpresas, que sacaba comparaciones y ejemplos para todo de su chistera de formador. Pedro se quejaba de Alberto y su capacidad de análisis. Alberto se quejaba de Isabel y su facilidad para escuchar a todo el mundo y entenderlo. Isabel se quejaba de la seguridad en sí misma que tenía Sandra. Sandra se quejaba de la capacidad de gesticulación de José Ángel. Y José Ángel se quejaba de no saber usar las nuevas tecnologías como lo hacía Adrián. Adrián se quejaba de Pepe. Pepe de Manuela. Manuela de Esther. Esther de Bárbara. Bárbara de Silvia… y así, uno a uno, una a una, fueron descubriendo que de nada servía quejarse de lo que sabían hacer los demás, sino alegrarse por ellos… y por ellas. Que lo importante era descubrir lo que sabían hacer, lo que les hacía diferentes, sus virtudes, sus ventajas, lo que les permitiría hacer que los demás pudiéramos aprender de ellos… y también de ellas. No se trata de ser mejor que los demás, sino de dar lo mejor de nosotros mismos. Al igual que una rosa luce en un rosal, un pino luce en un bosque y pino y rosa no son mejores el uno que la otra, sino que dan lo mejor de sí mismos para poder lucir. Y colorín, colorado, este cuento… ha comenzado.

Anuncios