Saben aquel que diu

“Pero si el pensamiento corrompe el lenguaje, el lenguaje también puede corromper el pensamiento.”
GEORGE ORWELL

Vaya con el lenguaje. Resulta que ahora la figura del emisor y del receptor que estudiamos en su momento ya no son lo que eran. Ahora sabemos que somos “emisores-receptores” en todo momento. Es decir, que emitimos un mensaje al mismo tiempo que recibimos otro. Somos capaces de hacer varias cosas a la vez, ¡qué avanzados! ¡Y avanzadas!

Y ¿a qué debemos ese superpoder de emitir y recibir al mismo tiempo?… Sí, al “feedback”… Ese superpoder que hace que al hablar, veamos la expresión de la otra persona y sepamos al instante si nos entiende, si no lo hace, si le gusta o si le aburre nuestra conversación. Pero el poder del feedback va mucho más allá.

Recuerdo aquel chiste del gran Eugenio y permíteme que te lo cuente o mejor, deja que te lo cuente él (chiste de Eugenio):

<<…Un día en el cuartel, el coronel dice al comandante: “Mañana a las nueve y media habrá un eclipse de sol, hecho que no ocurre todos los días. Que formen todos los soldados en traje de campaña para presenciar el fenómeno; yo les daré las explicaciones necesarias. En caso de que llueva que formen en el gimnasio.” Dice: “¡A sus órdenes, mi coronel”.

En esto que el comandante da la orden al capitán: “Por orden del señor coronel, mañana a las 9 y media habrá un eclipse de sol. Según el señor coronel, si llueve no se verá nada al aire libre; entonces en traje de campaña, el eclipse tendrá lugar en el gimnasio; hecho que no ocurre todos los días”. Dice: “¡A sus ordenes, mi comandante!”

En esto que el capitán da la orden al teniente y le dice: “Por orden del señor coronel, mañana a las 9 y media en traje de campaña inauguración del eclipse de sol en el gimnasio. El señor coronel dará las órdenes oportunas de si debe llover, hecho que no ocurre todos los días. Si hace buen tiempo y no llueve el eclipse tendrá lugar en el patio”. Dice: “¡A sus órdenes, mi capitán!”

En esto que el teniente da la orden al sargento y le dice: “Mañana a las 9 y media por orden del señor coronel lloverá en el patio del cuartel. El señor coronel en traje de campaña dará las órdenes en el gimnasio para que el eclipse se celebre en el patio”. Dice: “¡A sus órdenes, mi teniente!”

En esto que el sargento da la orden al cabo: “Mañana a las nueve y media tendrá lugar el eclipse del señor coronel en traje de campaña por efecto del sol. Si llueve en el gimnasio, hecho que no ocurre todos los días, se saldrá al patio”. Digo: “¡Vale Tito!”

Y el cabo les dice a los soldados: “Mañana a eso de las nueve y media, parece ser que el sol en traje de campaña eclipsará al señor coronel en el gimnasio ¡lástima que esto no ocurra todos los días, eh!”>>

¿Qué es el feedback? Es lo que permite que no ocurra lo del chiste. Cuando comuniquemos, comprobemos que se ha entendido lo que hemos comunicado. Si lo damos por hecho, es decir, si creemos que con la mirada sabemos que quien está delante está entendiedo lo que decimos, podemos estar creando un problema. Hagamos el feedback más claro. Y cuando estemos en formación, no creamos que basta con explicar. Lo que decimos no es tan fácil de aprender y muchas veces, las palabras se las lleva el viento. Practica el feedback ¡Yes, we can!

Anuncios