Vacaciones de verano para mí, caminando por la arena junto a ti…

“Suerte es lo que sucede cuando la preparación

y la oportunidad se encuentran y fusionan.”

VOLTAIRE

“¡Tres hojas de calendario!” Creo que esa fue la frase de su ahijada. “¡Madrina, Madrina, tengo vacaciones! ¡Tres hojas de calendario!” La verdad es que recuerdo muy bien aquellos años en que llegaba el verano, se terminaban las clases y comenzaban las vacaciones. Luego llegó la época de trabajar, seguía llegando el verano, pero yo seguía dando clases y las vacaciones se atrasaban. También recuerdo en aquellos años el anuncio con la canción de Fórmula V: “Vacaciones de verano para mí…”; y los cuadernillos de ejercicios para el verano de Vacaciones Santillana. Lo recuerdo bien porque lo acabo de comentar con algunos compañeros.

Este año ha llegado el verano, yo sigo dando clases y las vacaciones aparecerán en algún momento; pero cómo sería un cuadernillo de ejercicios para el verano a estas alturas. Por ejemplo, un cuadernillo de conocerse profesionalmente, de evaluarse, de reinventarse. Efectivamente, un cuadernillo de verano de desarrollo profesional.

Ejercicio número 1. Mi futuro profesional, ¿lo decido yo o lo decide el futuro? Escriba la respuesta y plantéese los pros y los contras de cada alternativa. Así por ejemplo, si contestase la primera opción, tendría que prepararme para la fatiga, el esfuerzo de decidir, el riesgo de lo que decida, el entusiasmo de verme capaz; mientras que si contestase la segunda, tendría que dejarme llevar y que el azar me depare suerte.

Desde luego, yo creo más en las primeras personas: las que se comprometen consigo mismas, las que protagonizan sus propias vidas. Por eso hoy no hay comentario, hay sugerencia. Para ellas dejo una serie de preguntas que bien se pueden hacer alguna noche de verano. No se trata de hacer un guión detallado, sino un boceto, un dibujo de nuestra vida profesional, tener una imagen para no perderse y poder tomar las riendas de nuestra vida profesional.

Y estas son las preguntas: ¿Qué estoy haciendo como profesional? ¿Dónde estoy? ¿Hacia dónde voy? ¿Tengo un proyecto profesional? ¿Dónde quiero estar el año que viene? ¿Y dónde dentro de cinco años? ¿Qué necesito para llegar ahí? ¿Qué me gusta hacer? ¿Qué no me gusta? ¿Qué me gusta que hagan los demás? ¿Qué no me gusta? ¿Quién soy más allá de mi curriculum? ¿Tengo un relato profesional? ¿Puedo explicar mi experiencia profesional? ¿Qué he hecho hasta ahora? ¿Qué es lo que más me ha gustado de mi experiencia? ¿Qué es lo que menos? ¿Podría escrbirse un guión de película con mi vida? ¿Cuáles serían la escenas más impactantes? ¿Conozco ahora mi relato profesional?… Otro día, las preguntas podrían ser: ¿Tengo talento? ¿Para qué? ¿Tengo talentos? ¿Para qué? ¿Qué aporto en mi trabajo que no aporten los demás? ¿Cuál es mi valor añadido, personal, propio, diferente? ¿Me gusta trabajar solo/a? ¿Me gusta trabajar con más gente? ¿Me gusta trabajar en equipo? ¿Qué puede hacer solo/a? ¿Qué puedo hacer con más gente? ¿Qué puedo hacer en equipo? ¿Tengo capacidad para esforzarme? ¿Cuándo? ¿Tengo miedos? ¿Cuales? ¿Y si fracaso? ¿Tengo capacidad de aprender? ¿Cómo me gusta aprender? ¿De quién puedo aprender? ¿Tengo capacidad de crear e innovar? ¿Qué me gustaría cambiar?… Y un útlimo día, la pregunta final sería: ¿Tengo capacidad para escribir la segunda parte de mi relato, es decir, mi futuro? Guionicemos ahora esa segunda parte. La primera ya la hemos escrito. Nuestras coapacidades y preferencias ya las conocemos. De aquí a cinco años, la vida nos llevará por muchos caminos, pero nos tocará a nosotros elegir por cuál vamos, por cuál no y en cuál nos paramos a descansar.

Bueno, si tienes vacaciones, lo primero es descansar… Pero si encuentras un hueco, algún día también puedes pensar en ti. ¡¡¡Felices vacaciones!!!

Anuncios