A Steve Jobs

In memoriam

La verdad es que me hubiera gustado conocerte en persona, pero estoy contento porque te he ido conociendo a través de artículos, libros, vídeos e incluso, gracias a Youtube puedo decir que estuve presente en tu célebre discurso en Stanford…. Tú no lo sabes, pero desde un rincón del mundo leía tus ideas sobre la vida, no creo que sólo estuvieras hablando de innovación, mercado, empresas…

No sé cómo hubiera sido esa conversación, pero me imagino alguna de tus frases que habrían salido en ella. “Ser el hombre más rico en el cementerio no me importa… Ir a la cama por la noche diciendo que hemos hecho algo maravilloso… Eso es lo que me importa”. Totalmente de acuerdo. Irse a la cama, dormir, descansar y sentirse safisfecho, eso es lo que importa. Además, “no tenemos la oportunidad de hacer muchas cosas, por lo que cada cosa que hagamos debe ser excelente. Porque ésta es nuestra vida”. Y más vale aprenderlo porque el tiempo es el único recurso que no podemos recuperar. Efectivamente, “tu tiempo es limitado, de modo que no lo malgastes viviendo la vida de alguien distinto. No quedes atrapado en el dogma, que es vivir como piensan que deberías vivir. No dejes que los ruidos de las opiniones de los demás acallen tu propia voz interior. Y, lo que es más importante, ten el coraje para hacer lo que te dicen tu corazón y tu intuición”. Entiendo. Si sale de dentro es porque tiene que salir y va a salir, así que saquémoslo cuanto antes. Desde el corazón. Yo me hago la siguiente pregunta: “si hoy fuese el último día de mi vida, ¿querría hacer lo que voy a hacer hoy? Si la respuesta es “No” durante demasiados días seguidos, sé que necesito cambiar algo”. Cambiar, innovar, crear. Eso es. Me gusta. Ahora bien, “a veces, cuando innovas, cometes errores. Es mejor admitirlos rápidamente y seguir adelante apostando por tus otras innovaciones”. Quizás todo sea eso, apostar por ti, por tus posibilidades, por tus ideas, por tus sueños, por tu forma de entender el mundo. La pregunta es la que le hice a John Sculley (presidente de Pepsi) “¿Quieres perder el resto de tu vida vendiendo agua edulcorada o quieres una oportunidad para cambiar el mundo?” Querer es poder, es oportunidad. El resultado ya será otra cosa, pero la actitud la decidimos nosotros. Innovar, crear, mostrar… Al final, “la innovación distingue entre un líder y un seguidor”. Nos gusta que nos copien, digo yo a veces. Y sabes, “algunos dicen: “Oh, Dios, si Jobs fuera atropellado por un autobús, Apple estaría en problemas”; y ¿sabes qué? Creo que no sería una fiesta, pero hay gente realmente capaz en Apple”. Esa es la idea. Gente. Personas. Creer en ellas, confiar en ellas, darles oportunidades… Bueno, creo que te llaman y te tienes que ir, pero que sepas que conocerte ha sido toda una experiencia… Llámala experiencia de usuario si quieres, que es lo que siempre buscabas… pero sobre todo, muchas gracias, Steve Jobs.

Y así fue la llegada de Steve Jobs al cielo (supongo)… “¿Cuándo fue la última vez que se actualizó este dispositivo? Tiene que ser mucho más fácil de usar. ¿Quién dirige la innovación aquí? ¿Lo hay en otros colores?”

Anuncios