Barrer las barreras

“Claro que hay que romper las barreras, peor ¿con qué ariete?”

ROSA CHACEL

Hoy hace sol y he salido a su encuentro. Un paseo agradable con la brisa del mar refrescando el ambiente, el sonido del oleaje de fondo y un par de niños que juegan con la arena. “¡Hola, Mario!” – Escucho a mi espalda. Hacía tiempo que no la veía, pero me hizo mucha ilusión. Una de mis primeras alumnas de formación allá por el 2001. ¡Cómo ha pasado el tiempo! Empezamos a hablar y hablando recordamos algunos momentos inolvidables de aquellos cursos con los que había comenzado mi aventura como formador.

“Todavía me acuerdo del día en que te enfadaste conmigo” – me sorprendió diciendo. “¿Yo? ¿Enfadarme?” Mi falta de memoria me hace olvidar muchas situaciones, supongo. “Sí, el día que yo no sabía qué hacer con mi vida y te empecé a hacer preguntas como si tú sí lo supieras”… Dejé un tiempo para que mis neuronas reaccionaran y me fui acordando de aquel momento. Nos reímos los dos.

En resumen: “Claro, tú puedes, pero yo no”. “¿Por qué?” – Le pregunté por quinta vez. “Porque yo no puedo, mis circunstancias son distintas”. “Por supuesto que lo son”. “Pues eso”. “¿Eso qué?” “Que no puedo”. “Pero, ¿me hablas de ti o de tus circuntancias?” “Es lo mismo”. “No, no creo que lo sea”. “¿Y qué hago?” “¿Qué quieres hacer?” “Deja de hacerme preguntas“. “Vale, te daré una respuesta, coge un boli y barre tus barreras, pero no me vuelvas más con que no puedes…”

Le pedí que cogiera una hoja en blanco y continué: “Escribe ahí por qué no puedes. Qué te lo impide. ¿Cuáles son tus barreras? ¿Por qué no puedes hacer lo que realmente quieres? ¿Falta de preparación? ¿Tiempo? ¿Trabajo? ¿Dinero? ¿Tu jefa? ¿Tu jefe? ¿Tu pareja? ¿Tu familia? ¿Falta de apoyo? ¿Tu imagen? ¿Pereza? ¿Dudas? ¿Eres mujer? ¿Eres joven? ¿Eres mayor? ¿Miedo? ¿Enfermedad?… ¿Cuáles son tus barreras?… Escríbelas… Párate ahora un momento en cada una de ellas y concéntrate porque estás hablando de tu vida… ¿Es realmente una barrera? ¿Por qué? ¿Por qué es una barrera para ti? ¿Qué idea tienes de esa barrera? ¿Qué tiene de bueno esa barrera? ¿Qué puedes cambiar de ella? ¿Qué quieres cambiar de ella? ¿Qué oportunidades te ofrece ese cambio? ¿Qué vas a hacer para cambiar?… Las barreras son límites a nuestras posibilidades. Todos las tenemos, pero todos podemos cambiarlas. Se trata de querer cambiarlas, decidir los cambios y dar los pasos para cambiarlas. O creas tu mundo o el mundo te creará a ti. Tú decides. Se trata de ver para creer o creer para ver y créeme, quien triunfa es porque cree en sí mismo o en sí misma y decide su visión de la vida y por tanto, sus barreras y cómo ver sus circunstancias. Así, que tú puedes y yo también. Ahora escribe, piensa, actúa y barre tus barreras“.

Hace más de diez años de aquel momento y lo mejor de todo fue su despedida: “¡Que sepas que decidí mi vida!” No le dije nada como despedida, pensando que mi sonrisa lo decía todo, pero me pareció acertado dedicarle la entrada de hoy… Al fin y al cabo, gente como ella son las que me han hecho decidir mi vida. Muchas gracias.

Anuncios