Se te ven las intenciones

“La cara bonita y la intención maldita”
REFRÁN POPULAR

Vaya, tengo una costumbre que es la de tomar el café en una cafetería y leer el periódico o más bien, leer los artículos de opinión. Hace ya tiempo que no leo las noticias. El caso es que hoy dos chicas se sentaron a mi lado y viendo la portada de un periódico, comenzaron un diálogo muy curioso.

La morena comenzó preguntando: “¿Qué opinas de la manifestación en Barcelona por la independencia?”. La rubia le contestó: “Que la gente tiene derecho a expresarse”. La morena insistió: “Ya, pero ¿qué opinas?” Y la rubia le devolvió la pregunta: “¿Sobre qué?” La morena parecía incomodarse: “¿Sobre la manifestación?” La rubia lo tenía muy claro: “Que la gente tiene derecho a expresarse”. Y la morena insistía: “Ya, pero ¿qué más?” Y la rubia: “¿Qué más de qué?” Y la morena se alteraba con su amiga: “De la manifestación”.

El diálogo duró un tiempo y desde luego era más interesante que el periódico, así que me centré en lo que decían. La morena volvió al ataque: “A ver, ¿qué opinas? ¿Estás a favor de la independencia sí o no?” Y ahí fue cuando la rubia se vio ganadora: “¡Ah, esa era la pregunta! Entonces querías saber qué opinaba de la independencia y no de la manifestación”. La morena quedó sorprendida: “Es lo mismo”. Y la rubia se reafirmó: “No, no lo es”.

La verdad es que entre las dos me hicieron reír y la rubia tenía toda la razón del mundo. No es lo mismo preguntar por la “manifestación” que por la “independencia”, porque la manifestación es una “forma” de dar voz a una idea y la independencia es un contenido, una idea. Alguien podrá pensar que “se sobreentiende” y el caso es que “sobreentender, cada uno sobreentiende lo que quiere”. Muchas veces el problema del lenguaje pensamos que está en el otro, en que no responde a lo que queremos preguntar; y lo normal es que nuestra pregunta no esté bien formulada o que descubra nuestras intenciones, porque como decíamos ayer el lenguaje podrá ser inocente, pero las personas cuando lo usamos tenemos intenciones.

Por cierto, la última respuesta de la rubia fue: “No te voy a contestar, hoy no estoy para discusiones y se te ven las intenciones”.

Anuncios