Con 100 artículos por banda, viento en popa a toda vela

Con 100 artículos por banda, viento en popa a toda vela, no corta el mar sino navega este blog por Internet.

Ya han pasado 100 experiencias desde aquel 5,4,3,2,1 Comenzamos  y lo único que puedo decir, es Simplemente, gracias.

Quizás siga pensando que la formación esté en busca de la definición perdida pero mantengo mi idea de que formarse es darse forma y conseguir un Desarrollo con diamantes, no un desarrollo mediocre, sino el mejor desarrollo posible. Un desarrollo que nos permita vivir la aventura que decidamos, superar el reto que queramos porque los sueños, sueños son y si están ahí es para que se cumplan.

Todavía alguien va y me pregunta: ¿el profesor nace o se hace? Y está claro que hay que nacer en esta vida y hacerse a lo largo de ella. No sé si mi genética hizo que me dedicase a la formación o fui yo quien dijo un día Mamá quiero ser formador, pero lo que tengo claro es que formador no hay formación, se hace formación al andar.

Cuando trabajo con formadores y sobre sus sesiones una de miedos está servida cuando se trata de superhéroes en el aula, pero yo creo que no somos superhéroes, somos personas, con virtudes y defectos, con habilidades y recursos suficientes, somos auténticos, tenemos que encontrarnos a nosotros mismos, con nuestros sentimientos, nuestra capacidad comunicativa, partir de el método Stanislavski aplicado a la formación porque dejamos nuestra propia marca, nuestra huella, nuestra esencia, le llaman Personal Branding. La pregunta clave es: ¿Marca blanca o marcas la diferencia? Yo sé que marcas la diferencia, que eres bueno, que eres la leche. Podemos jugar a ¿Lleva gafas? ¿Usa sombrero? El quién es quién de formadores porque cada uno es diferente y cada uno tiene mucho que demostrar, sobre todo cuando los límites bailen flamenco y seamos capaces de barrer las barreras, entonces será el momento en que seremos conscientes de que podemos ir más allá de lo que creemos.

Nuestras creencias nos limitan, es el juego del creo-creo ¿qué crees? Una cosita ¿Qué cosita es? Y eso que creemos lo hacemos realidad. ¿Por qué no cuestionamos lo  que creemos y pasamos a creer de verdad en nosotros y en nuestras capacidades? Es cuestión de actitud… Actitud, actitud, actitud. Si algo quieres, algo tienes que hacer, estoy seguro, Yes you también can. Menos intentar y más hacer porque estar en Crisis se escribe con C, con C de Actitud, no de aptitud. Vales y sólo tienes que creer en ti. Así que tengo un objetivo para ti, decide lo que quieres ser y cómo quieres serlo, porque ¿En qué se diferencia “trabajar” de “estar en un spa”? En que uno tiene que decidir dónde quiere estar y cómo quiere ser, dejarse de vivir aislado en un castillo y volar, como en El sueño de una noche de San Juan.

Y una vez que decidamos lo que queremos ser está claro que vamos a tener que comunicarnos con los demás. Y nuestra comunicación debe partir de saber la posición del otro que muchas veces es la de te he preguntado de qué iba la película no que me la cuentes toda, mientras nosotros insistimos en contar todo, hablamos por hablar y dejamos que la gente duerma como cuando ven los documentales de la 2. Tenemos que saber seleccionar y decir lo que verdaderamente es importante. Si queremos que nos atiendan hay que dar estimulantes para formación, generar estímulos en nuestra comunicación porque estamos rodeados de estímulos y en cada momento van dos estímulos por la calle y se cae el del medio.

Nos preguntamos luego ¿Por qué los demás NO me entienden si yo lo tengo tan claro? O escuchamos alguna vez Qué bien te explicas y qué mal te entiendo. Y todo es porque partimos de una idea equivocada sobre trata a los demás como te gustaría a ti que… No, no y no, trata a los demás como les gustaría a ellos que se les tratase. La comunicación y la formación es una cuestión de emociones, entre emociones anda el juego. Hay que saber gestionar las emociones e inducir estados de ánimo, es algo así como cuando en redes sociales partimos de una pestaña que pone Actualiza tu estado. A partir de ahí, llegan los objetivos y la motivación y una creencia: Dame un motivo y moveré el mundo. La comunicación y la formación también son una cuestión de creencias. Y por supuesto son una cuestión de hablar, de conocer que la magia de la comunicación tiene truco, aplicar la receta de hablar en público y que no siempre la excepción confirma la regla. Es también una cuestión de escuchar y no siempre escuchamos bien, escucha bien lo que te digo, amigo te huelen los oídos. De hecho muchas veces en lugar de escuchar pensamos Ya sé lo que vas a decir y nos equivocamos, porque puede darse una buena intención, mala interpretación y es que nuestra escucha es intencionada y ojo que se te ven las intenciones.

Comunicar, aprender y jugar, todo es empezar, como escribir este blog que se ha convertido en un juego y horas que pasan, no son horas. Me tengo que despedir, pero no es una despedida, es un hasta siempre (To be continued) y lo único que me queda por decir es que escribir en este rincón de Internet  Me gusta y sobre todo, repetir la frase con la que empecé: Simplemente, gracias por estar ahí.

Anuncios