Mi sonrisa, my way

“Ser siempre tú mismo, enfrentarte a tus miedos, hacer realidad tus sueños… Dejarte llevar por el lado alegre de la vida”

MARIO LÓPEZ GUERRERO

Sonrisa puesta. Llegas antes de tiempo porque quieres que todo salga bien. Te acompaña tu padre. Estás ilusionado. Te recibe Juan en el Forum Metropolitano con una sonrisa y  te dice que la sala ya está libre. Es una sala de cine, cien butacas. Hay que llenarlas para que haya ambiente. Llega Jordi, gran amigo, mejor persona. Problemas con el proyector. Típico. Se soluciona.

Empieza a llegar gente antes de tiempo. Quizás están impacientes como yo. Es la primera vez que presento un libro. Llega Bea, con ella cerca sé que todo va a salir bien. Aparece Iván de las Bibiliotecas de Coruña que va a ser quien introduzca el evento. Quiere formar parte de él porque ya hemos estado en otras lides y hoy no se la quiere perder. Llega Felipe García que me va a presentar ¡Qué lujo contar con él y qué lujo ser amigos! Ya hay motivo para dar lo mejor de mí mismo. Están Marta, Sara y Sheyla, los viejos tiempos están presentes. Llegan más amigos, gente que conoces y de pronto, gente que no conoces y que vienen al evento. Te sorprendes. Llega mi madre. Sonrío.

Ya hay gente que compra el libro y me pide que se lo firme. Intento dejar todas las firmas para el final, pero no me resisto a dedicar alguno. Llegan amigos que son como hermanos, nos miramos, disfrutamos del momento. Hay emoción en el ambiente. Sigue llegando gente. Ya somos cincuenta, sesenta, setenta y sigue llegando gente. Vamos bien de tiempo. ¿Empezamos o no? En diez minutos. Necesito agua. Mi padre se ofrece a traer el agua, está presente y también quiere que todo salga bien. Mi madre se sienta arropada por sus amigas. Aparecen Chema y Mariquiña, contagian alegría; aparece Manuel, maestro; aparece Marian, no lo dudaba; aparece Laura, es su cumpleaños; aparecen Gloria y Rafa, se siente la complicidad; aparece Raquel, me emociono; aparece Mónica, el tiempo no pasa entre amigos; aparece Antonio, qué gran sorpresa; aparece Maika, siento tranquilidad; aparecen Olaya y Elena, despierta el niño que llevo dentro; aparece Alejandra, vuelan mariposas; aparece Santiago, la felicidad se extiende; aparecen José y Tino, Milo, Mary, Ángeles, Isabel… Aparece Jesús, me emociono y le doy un abrazo, luego llegará Copi ¡Qué grande haberles conocido!; aparece Lucía, me emociono más… Está siendo emocionante.  Hablo con la gente, sonrío, agradezco de verdad que hayan venido, responden con sonrisas y agradecimientos. Viene gente de Coruña, de Santiago, de Laracha, de Barcelona, de Canarias… Llegarán algunos más tarde, pero sé que vendrán: Mos, Fernando, Begoña…  Miro y todo el mundo está sonriendo. No es obligación, pero se contagia. Veo a David y Fany, trago saliva. Veo a Juan, su mirada dice que todo va a salir bien. El miedo llama a la puerta, pero la confianza es la que abre y ya no hay miedo fuera. El espectáculo está a punto de empezar. Somos casi cien. El corazón le dice a la cabeza: ¡te lo dije! Veo a Pilar, un reto más a superar ¡Me lo dijo!

¡Vamos a empezar! Todo está a punto. Iván saluda e introduce el evento. Felipe me mira y pienso: “Disfruta del momento”. Dejo de pensar, atiendo, escucho, siento, sonrío, agradezco, me dejo llevar por el lado alegre de la vida. Mil pequeños detalles dan sentido a tanto tiempo tecleando letras en este blog… Llego a casa y sigo viviendo la emoción del momento… Correos, Twitter, Facebook, mensajes, Carol, Alba y alguien que se acuerda mucho de ti. Palabras que llegan de Nines, de Paty, de Alicia, de Cristina, de Belén, de Myriam… Gente que la red social ha convertido en mis amigos. Pasan los días y sigues recibiendo emociones y lo único que puedo hacer es no dejar de sonreír. Una sonrisa sincera. Una sonrisa que no me cuesta y tiene gran valor. Una sonrisa que ocurre en un abrir y cerrar de ojos, pero que su recuerdo se mantiene en el tiempo. Una sonrisa que es la contraseña de complicidad entre amigos. Una sonrisa contra los miedos. Una sonrisa que no vendo, que la regalo de forma espontánea. Mi sonrisa, my way.

__

El lunes 12/11/12 se presentó por primera vez el libro “59 entradas y 500 noches” en el Forum Metropolitano de Coruña.

Anuncios